Carta Amparo Bella desde la columna a sus compañeros de trabajo

Carta de Amparo Bella desde la columna a sus compañeros de trabajo en el Ayuntamiento de Zaragoza enviada por la sección sindical de CGT a la plantilla (14.3.2014)

Amparo enviando fotos y vídeos de la etapa (en Sta María de Huerta)

Estamos en Sta Maria de Huerta y acabamos de rebasar la frontera de Aragón, tierra de productora de columnas históricas por la libertad, para pasar a Soria, dura y fría, donde el calor de las relaciones está creciendo día a día bajo los chopos del Jalón.Soy una columnista de 50 años que ha dejado momentáneamente su trabajo cotidiano, sus amistades y la red de relaciones cercanas para aventurarse en una utopía realista y cercana, andar, caminar, marchar, desnuda de equipaje, con una mochila a la espalda y el encuentro con gentes desconocidas que se mueven, se desplazan, a pesar del cerco político que nos constriñe, paraliza y nos recorta cada vez más los derechos y las necesidades básicas. Y sin embargo se mueve, como los átomos rebeldes, imparable hacia Madrid para confluir en esa gran manifestación del millón de personas indignadas que quieren otro gobierno, otro estado y otra sociedad.

Resulta difícil abandonar el cómodo hábitat del día a día urbanita, las ducha diaria, el piso con calefacción y las conversaciones cotidianas, a veces simples, a veces profundas; abandonar el respaldo afable de quienes te reconocen y confortan en esa burbuja afectiva y sostenible, en donde sobrevivimos mejor o peor con nuestra hipoteca, nuestras cuentas a fin de mes, nuestro agobios y nuestro estrés.

¿Porque marchamos? . Que es lo que provoca ese impulso hacia adelante para abandonar casa, familia y amistades y pensar que andando estas construyendo otro mundo posible?. Aquí estamos gentes de todos los pelajes edades y colores. Muchas ilusiones, mucho aprendizaje e intercambio, muchos proyectos político, siempre desde la llamada izquierda popular, la de los movimientos sociales transformadores, la de los colores rojo, negro,  verde y violeta, blanco, el arcoíris, las resolución de los conflictos desde la asamblea, la valentía y el intercambio, para crecer, subvertir y llegar a ser más felices, ¡qué carajo!, que al fin y al cabo la revolución de las costumbres y las relaciones sociales es lo que persigue.

No hay respuesta única, cada cual debe encontrar el sentido.  Vamos por las carreteras, por los pueblos y caminos, en precario, como tantas otras y otros. La gente nos mira al pasar, nos pregunta, interpela, nos aplauden, nos dicen que estamos locas y locos, y a pesar de ello sonríen, levantan la vista desde el portal, desde el tractor, desde los campos baldíos y desde las huertas maltrechas, detienen el coche en la carretera, nos acogen en sus pueblos, en sus plazas públicas, nos reciben con bebidas y viandas y sobre todo después de fruncir el ceño  en el interrogatorio, sonríen, sonríen y sonríen.

La ilusión no viaja en transporte privado, la ilusión esta en el aire, en el camino, está en la senda que recorremos para la libertad, es un camino abierto.

Amparo Bella

Anuncios