En solidaridad con las personas que luchan contra el fascismo.

Las Marchas por la Dignidad de Aragón nos solidarizamos con las personas que luchan contra el fascismo y calificamos de brutal y absurda la petición del Ministerio Fiscal y la Policía nacional de 86 años de prisión para las personas supuestamente involucradas en los altercados del concierto nazi del pasado año en el Barrio de Las Fuentes.

Mani-12JAntifa-foto-Diego-Diaz-AraInfo

 

Desde la Plataforma de las marchas por la Dignidad de Aragón transmitimos toda nuestra solidaridad a las personas detenidas por los altercados ocurridos mientras se celebraba el año pasado un concierto nazi en el erróneamente llamado “hogar social” del Barrio de las Fuentes. Creemos que la petición de prisión de 12 años para tres de ellas y 10 para las otras cinco personas es desorbitada y, aún  más, injusta.

Primero, consideramos que el nazifascismo es una lacra social, es la forma más parasitaria del capitalismo cuando éste se encuentra en su momento más atroz, cebándose con quienes sufren de forma más cruel la crisis económica y social y dividiendo a la Clase Trabajadora.

Segundo, desde nuestra plataforma y las organizaciones que la conforman junto con la PAZ (Plataforma Antifascista de Zaragoza) y la FABZ fuimos alertando a las autoridades de que se había convocado un concierto nazi en el Barrio de Las Fuentes y que iba a ser un foco de problemas, como ya lo era el edificio que los nazis usaban como hotel y no para hacer caridad patriótica como ellos afirman. Pero las autoridades, Ayuntamiento y especialmente Delegación de Gobierno, desoyeron e incluso podemos afirmar que hubo tolerancia hacia estos grupúsculos y sus actividades violentas. Por tanto, no sólo creemos que se podía haber evitado el hecho sino que se utilizó para reprimir y criminalizar a quienes no quieren tener en sus barrios gente que promueve el racismo, la xenofobia, el machismo y el odio y la violencia en general. Consideramos que pusieron a  las fuerzas del orden de nuevo al servicio de la represión y no del mantenimiento de la buena convivencia.  Ya que de haber sido al revés hubieran ilegalizado el concierto nazi y hubieran prevenido el altercado. Dejaron que ocurriese y eso les hace parte del problema.

Tercero, consideramos que la actuación de la policía fue vergonzosa y suponemos que respondían a la orden de reprimir y detener a las personas antifascistas, mientras los nazis al grito de “Sieg heil” arremetían contra ellos con palos, extintores, etc.  Las imágenes de los vídeos que grabaron los vecinos de la zona no dejaban lugar a dudas y la prueba es que ningún nazi fue detenido. Además entre los presentes se encontraba un conocido ultra, Javier Royo, que ya había sido juzgado en Madrid como presunto autor de apalear brutalmente a Rafael Santamaría, una persona  indigente que tuvo la mala suerte de toparse con estos violentos y que quedó con graves secuelas de por vida.

Cuarto, apoyaremos todas las acciones que desde la PAZ y los movimientos sociales de la ciudad se convoquen para alertar, prevenir sobre estos grupúsculos neofascistas y nos solidarizamos con las personas que se manifestaron el año pasado contra la celebración del concierto nazi, fueron detenidas y para las cuales hoy se piden condenas absolutamente desmedidas con el único fin de criminalizar a quienes respetamos la diversidad humana en todos los ámbitos (origen, etnia, orientación sexual, religión, etc) y, por tanto, nos declaramos antifascistas.

Anuncios