25N: la lucha contra las violencias machistas es el único camino

Para las Marchas de la Dignidad la movilización es la acción de unidad popular más enérgica para la transformación política y social y tenemos claro que la lucha es el único camino. En este contexto, vemos imprescindible el papel del movimiento feminista, movimiento insurgente, combativo y desobediente, que debe avanzar unido, rebelde y diverso. Sufrimos la doble opresión por ser mujeres y trabajadoras, pero también somos doblemente luchadoras, y debemos organizar nuestra rabia, para avanzar cada día en la lucha contra el sistema heteropatriarcal- capital que nos quiere sometidas. Reivindicamos la necesaria y olvidada transversalización de la perspectiva de género en los movimientos y reivindicaciones sociales y políticas.

Denunciamos que el silencio hace cómplices a quienes, conociendo la desigualdad existente y teniendo posibilidad de acabar con ella, priorizan siempre otras cuestiones a la vida y la dignidad de las mujeres. Los partidos del Régimen no mantienen entre sus “líneas rojas” medidas que ataquen la brecha salarial, que este año llega al 24 % y que obliga a las mujeres españolas a trabajar 88 días más para cobrar lo mismo que los hombres. Tampoco mantienen medidas contra el desempleo femenino que no deja de crecer y hace que desde hace varios años la pobreza en España la suframos especialmente nosotras. Y es que a golpe de precariedad y desempleo se nos recuerda una idea: el patriarcado nos somete por ser mujeres al trabajo reproductivo y a los cuidados, que nos alejan de la igualdad también en el ámbito laboral. Así, el capitalismo necesita esta desigualdad que nos excluye del mercado cuando no necesita más mano de obra remunerada.

Se habla de la unificación de las luchas, y no debemos olvidar de que al 51% de las que luchamos nos matan, violan, maltratan, menosprecian, acosan, marginan y explotan por el mero hecho de ser leídas como  mujeres. Por lo tanto, una de las luchas prioritarias debería ser la de la la denuncia de las violencias machistas, pues en los últimos 5 años han sido asesinadas 586 mujeres en el Estado ante la pasividad de las instituciones, los medios de comunicación y los movimientos sociales y políticos. Nos queremos vivas, libres y diversas, por eso debemos de luchar contra el binarismo de género y la heteronormatividad que coharta nuestra libre orientación sexual e identidad de género. La transfobia y la lesbofobia convierte nuestras vidas en un infierno y los asesinatos trans aumentan cada día.

¡Frente al patriarcado y sus violencias, lucha feminista!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría por Guillermo Úcar. Guarda el enlace permanente.

Acerca de Guillermo Úcar

Nací en Zaragoza. Crecí en el Barrio de La Jota, humilde, con olor a humo las noches de invierno, rodeado de frío y el Ebro a su espalda. La niebla no dejaba ver muchas de las cosas, pero aún así las imaginaba. Me he hecho ya algo mayor y no he dejado de soñar. Quizá por eso no soy muy alto, pero me alegro de seguir siendo un niño por dentro. Ahora intento ser profesor de Química, arreglar el mundo y se cuenta que también escribir poesía. Pero eso, está por leer.