Las Marchas por la Dignidad exigen una solución efectiva para los conflictos laborales de lxs trabajadorxs del autobús urbano, de la limpiezade locales y edificios, Educadores en Lucha, TRASGA, BRIF……

Exigimos que las empresas respeten los compromisos adquiridos tanto con la población de Zaragoza como con los trabajadores del trasporte urbano de la ciudad, de la limpieza, así como los de los numerosos conflictos que padecen los y las trabajadores de esta Comunidad, y asuman de una vez su responsabilidad en estos conflictos.

Desde las Marchas por la Dignidad en Aragón exigimos que la empresa Grupo ADO asuma la responsabilidad de gestionar un servicio público esencial para la ciudad como es el transporte urbano, y que no tenga a la sociedad civil como rehén de un conflicto que inició con el único propósito de incrementar sus beneficios.

ADO ha hecho una clamorosa dejación de responsabilidad. La empresa tiene que cumplir con el contrato firmado y con los derechos de sus trabajadores y debe abandonar la indiferencia ante el conflicto, porque la vida de los trabajadores, y de miles de zaragozanas y zaragozanos, se ve afectada por esa actitud. En este sentido nos preguntamos cómo es posible que una empresa multinacional que reside en México, totalmente ajena a las necesidades y al día a día de la vida de los zaragozanos, haya puesto a toda la población como rehén de este pulso.

Defendemos unos servicios públicos de calidad en los que, por encima de los beneficios empresariales, sea prioritario el derecho de la ciudadanía a un transporte de calidad, eficiente y además medioambientalmente sostenible, y gestionado con diligencia, tarea en la cual, ADO ha fallado escandalosamente. Hay que recordar que fue la empresa la que decidió no respetar el convenio colectivo vigente y rebajar unilateralmente el salario de la plantilla, aun sabiendo que esa decisión iba a suponer un conflicto.

En este sentido es preciso denunciar que la reforma laboral impulsada por el Partido Popular ha motivado que este colectivo de trabajadoras, la mayoría de ellas familias mono parentales, se haya quedado sin convenio colectivo tras bloquear la patronal la negociación del anterior convenio, vigente hasta el 31 de diciembre de 2015.

Del mismo modo, hacemos nuestras las reivindicaciones de las compañeras y compañeros del sector de la limpieza de locales y edificios. Consideramos justa su reivindicación de exigir una subida salarial de 8 euros al mes, el equivalente a 10 barras de pan.

Igualmente recogemos las que hacen los trabajadores y trabajadoras que desde hace meses defiendes sus derechos laborales. No podemos olvidar las luchas de las BRIFs, Educadores en Lucha, trabajadoras del 010, Trasga…..

Estos escandalosos hechos ponen de manifiesto la indefensión de la clase trabajadora ante una patronal y un Gobierno sin escrúpulos, que únicamente persiguen precarizar todavía más el mundo laboral, rebajar costes y abaratar despidos.

Anuncios