Asamblea abierta ante el inminente encarcelamiento de Pablo Hasel

Cómo llevamos tiempo viendo se está llevando una campaña de represión hacia el mundo cultural y musical. Raperos y artistas están siendo encarcelados por contar las injusticias de este sistema.
En esta línea Pablo Hasel ha sido la más reciente diana sobre el que el poder establecido ha decidido disparar. Es por ello que debemos organizar la respuesta, por él, por Valtonyc, por todas las personas que antes que él han sido reprimidas y por todas las que después lo serán.
Es por ello que hacemos un llamamiento a todas las organizaciones antifascistas e individualidades a que participéis en la asamblea abierta que haremos para preparar una respuesta antirrepresiva unitaria y firme este jueves 25 en el Espacio Vía Láctea a las 19:00 (c/ Doctor Palomar, 25)
¡La represión nos ataca a todos por igual, unámonos frente a ella!

 

Comunicado Marchas. Manifestación 20 J en Zaragoza. La Privatización de la sanidad MATA.

COMUNICADO MARCHAS ARAGÓN en apoyo a la manifestación: ¡Sanidad pública, gratuita, universal y de calidad! ¡No al macrohospital privado! #20J #Zaragoza

Marchas de la Dignidad en Aragón apoya y participa en la gran movilización que convocan numerosos colectivos en defensa de la sanidad pública para el próximo 20 de junio a las 19h en Plaza San Francisco.

En un anterior comunicado denunciábamos que estos últimos meses hemos visto lo que supone el desmantelamiento y la privatización de la sanidad pública. La reciente crisis sanitaria ha sido el resultado de los planes de los sucesivos gobiernos de PSOE y PP, que han hecho de la atención sanitaria en hospitales, centros de salud y residencias, un negocio en manos de unos pocos buitres.

El reciente caso de la recalificación de un terreno público por parte del PP, C’s y Vox para lucrarse y construir un macrohospital privado en Zaragoza ha sido la gota que ha colmado el vaso. Al ritmo que marcan, la privatización de la sanidad va a suponer que los más desfavorecidos queden poco a poco sin acceso a la sanidad, mientras que a quienes se puedan costearse este derecho les costará un riñón. Es evidente que las empresas privadas no tienen como objetivo principal el garantizar una adecuada asistencia sanitaria, sino garantizar el enriquecimiento de sus accionistas, y de eso se encargan los distintos gobiernos, sean del color que sean.

Sin irnos más lejos, aquí tenemos entre otros, el ejemplo del CASAR (Consorcio Aragonés de Salud de Alta Resolución), promovido por el PSOE para gestionar la sanidad de manera público-privada. El resultado fue desastroso, un auténtico fraude con el que se generó una deuda de más de 24 millones de euros, de los cuales se tuvo que hacer cargo la sanidad pública. Todo ello gracias a la Ley 15/97 (aprobada entre otros por PSOE y PP), la cual permite la entrada de la empresa privada en la sanidad pública.

Las consecuencias de estas políticas criminales son desastrosas, tal y como se ha demostrado en los lugares donde se ha privatizado la mayor parte de la sanidad: Incremento del coste de la sanidad para asegurar los beneficios privados, disminución del presupuesto, disminución de pruebas diagnósticas, cierre de camas, aumento de las listas de espera, despidos de trabajadores y, por supuesto, aumento de la mortalidad.

La privatización supone además la extinción de puestos de funcionariado público, haciendo que los trabajadores que no sean despedidos pasen a depender de la empresa privada de turno, y con ello incremente más su explotación y empeoren sus condiciones. Huelga decir que el resultado de la privatización de la Sanidad afecta tanto a trabajadores como a pacientes, lejos de suponer una mejora, ocasionan resultados opuestos a los que supuestamente buscan.

Al mismo tiempo que los beneficios de los capitalistas no han dejado de crecer, los trabajadores hemos visto disminuir nuestros salarios; los servicios sociales, las prestaciones de sanidad, educación, jubilación, etc. se han recortado; las grandes desigualdades se han profundizado cada vez más.

Es evidente que la atención médica ha existido siempre… pero para unos pocos privilegiados. La atención sanitaria pública para los trabajadores sólo existe desde que la conquistamos, y sólo existirá en el futuro si somos capaces de defenderla al menos con tanta energía y determinación como pusieron otros en conseguirla.

¡Es hora de decir basta!

¡La Sanidad pública, gratuita y de calidad es un derecho conquistado gracias al esfuerzo y la lucha de nuestros padres y abuelos, no podemos consentir que se convierta en el negocio en manos de buitres usureros!

¡Nuestras muertes son sus beneficios! ¡No lo sigamos consintiendo!

¡TOD@S A LA MANIFESTACIÓN!

¡Las calles son nuestras! Sábado 23 de Mayo. 12:00 h Paraninfo. Zaragoza

Contra la extrema derecha
¡Las calles son nuestras!
¡Basta de mordazas!

Estos días estamos viendo el espectáculo de la derecha y extrema derecha, los barrios con mayor renta saliendo a la calle con total hipocresía pidiendo libertad: quieren que se abran sus negocios y empresas, pero ponen sus ganancias por delante de la vida de la mayoría de las trabajadoras y trabajadores. Pero somos nosotrxs, lxs que tenemos nuestros propios motivos para salir a las calles.

Nos sumamos, y mostramos nuestra más absoluta solidaridad, a las distintas organizaciones sociales y políticas de la izquierda madrileña que han denunciado la tolerancia del gobierno a las movilizaciones de la extrema derecha de este sábado 23, mientras se le prohíbe manifestarse a la izquierda ese mismo día. Es indignante que mientras a los ricos del barrio de salamancas de Madrid  se les tolera, a la clase trabajadora y sectores populares se nos hace pagar la crisis.

Mientras a las grandes empresas, con el paraguas del gobierno, se les regala millones de euros a los y las trabajadoras se nos descarga la crisis sobre nuestras espaldas con ERTES, ERES o rebajas salariales.  Frente a la extrema derecha que pide “libertad” para seguir abriendo sus negocios y seguir explotando, tenemos que rodear de solidaridad todos los conflictos de las y los trabajadores. Un buen ejemplo de esto es la huelga de la plantilla de Nissan en Barcelona frente a la amenaza de cierre dejando a miles en la calle.

La mejor manera de luchar contra la extrema derecha es saliendo a las calles las y los trabajadores, la juventud, los y las migrantes, sin ceder al mal menor de este gobierno y exigiendo medidas urgentes para que la desescalada sea un proceso racional y en favor de la clase trabajadora: por eso exigimos la expropiación sin indemnización de la sanidad privada y las farmacéuticas y un refuerzo de la sanidad pública (ya está bien de hacer negocio con nuestras vidas), tests y mascarillas gratuitas para todos (no vamos a seguir trabajando para que se enriquezcan mientras nos jugamos la vida), y la intervención inmediata y nacionalización sin indemnización de las residencias de mayores (porque no estamos dispuesto a seguir viendo escenas tan terribles como las de nuestros mayores hacinados, o un personal desbordado y sin medidas de seguridad) o una renta de cuarentena porque cada vez son más los que no saben cómo van a pagar la comida a fin de mes.

Y que no nos digan que no hay dinero, porque lo hay, lo que hacen falta son más impuestos a las grandes fortunas y grandes empresas y la nacionalización de la banca para la suspensión de la deuda que desde luego no es nuestra. Tenemos que salir a exigir la prohibición de los despidos y a decir que basta ya de controles policiales y hostigamiento a los barrios populares, que ya van casi un millón de multas, más que en 4 años de ley mordaza.

Solo así, con la clase trabajadora pasando a la ofensiva podremos construir la fuerza social capaz de enfrentar a la extrema derecha, sí, pero también imponer una salida obrera y popular a la actual crisis.

 

FRENTE A SU CRISIS Y SU REPRESIÓN: ¡NUESTRA DIGNIDAD Y RESISTENCIA!

FRENTE A SU CRISIS Y SU REPRESIÓN: ¡NUESTRA DIGNIDAD Y RESISTENCIA!

Comunicado de Marchas Aragón.

 

Se venía anunciando desde hace tiempo, hasta los propios capitalistas lo señalaban e iban preparando el terreno, otra crisis del sistema iba a tener lugar más pronto que tarde y la aparición del Covid-19 no ha hecho más que acelerarla.

Estos últimos meses hemos sufrido en primera persona el resultado del desmantelamiento y la privatización de la sanidad pública. La crisis sanitaria ha sido el resultado de los planes de los anteriores gobiernos de PSOE y PP, que se lucraron e hicieron de la sanidad un negocio en manos de unos pocos buitres.

A su vez, el supuesto “Gobierno progresista” de PSOE-UP, ha pasado de prometer derogar la Ley Mordaza a aprobar la Ley Mordaza Digital, imponer un toque de queda y militarizar las calles de la noche a la mañana. Por no hablar de la indefensión a la que han condenado a millones de trabajadores, ERTES, despidos masivos, paro, filas del hambre, miseria…

Una vez más se evidencia lo que veníamos repitiendo: gobierne quien gobierne, nada cambia. El gobierno de turno solo lleva a la práctica lo que le ordena el Estado, y es evidente que la “pata izquierda” de este régimen existe para llevar a cabo todas estas medidas, leyes represivas y anti-obreras (y las que vendrán), pues otro gallo hubiera cantado en las calles si hubiera sido PP o VOX quien las hubiera impuesto.

Ahora pretenden hacernos pagar su crisis como ya lo hicieron antes. Los capitalistas ya nos están haciendo pagar su deuda con nuestro dinero, sangre y sudor, somos nosotros quienes rescatamos a su banca y a sus grandes empresas, quienes pagamos su crisis… y nos lo agradecen así, con más despidos, más desahucios, más recortes, más hambre, más miseria y si protestas por ello, más represión.

Entre tanta nube negra, se ven también rayos de esperanza. Durante estos meses no todo han sido malas noticias, pues encontramos numerosos casos de dignidad y de resistencia que debemos de tener en cuenta y de los cuales debemos tomar ejemplo.

Los trabajadores de Glovo hicieron en Madrid una numerosa manifestación en defensa de sus derechos desafiando el estado de alarma. En Zaragoza IA convocó para el 1º de Mayo una manifestación-caravana de coches que recorrió la ciudad, la única protesta en una fecha tan señalada. Por otro lado, los jubilados de Bilbao han retomado las calles, salieron para denunciar la situación de abandono en las residencias, y continuarán las protestas. Los trabajadores de NISSAN de Barcelona convocaron una huelga indefinida que continua a día de hoy por la defensa de sus puestos de trabajo. También, cuatro trabajadores de la empresa EBHI del puerto de Xixón iniciaron una huelga de hambre indefinida, que a día de hoy continua, en contra del ERTE que planea la empresa. A su vez, el preso político Patxi Ruiz inició hace 11 días una huelga de hambre y sed en prisión tras ser amenazado de muerte por los carceleros. Tanto los huelguistas asturianos como el vasco han recibido numerosos apoyos y la solidaridad de trabajadores y colectivos solidarios de distintos puntos del estado. También nosotros aprovechamos estas líneas para sumarnos y mostrarles nuestro apoyo en sus dignas luchas.

Estos son solo algunos ejemplos de los tantos que hemos podido ver en este tiempo, y de los cuales consideramos que nos debemos de tomar ejemplo.

Ante el panorama desolador que se nos viene encima solo podemos responder de una manera: con la lucha organizada. La clase obrera y los sectores populares debemos de dejar a un lado el miedo a la represión, buscar lo que nos une y ponernos manos a la obra, pues como hemos mencionado antes, o les hacemos frente, o los capitalistas nos harán pagar su crisis.

Recuperemos las calles, conquistemos los derechos y libertades que nos han arrebatado, respondamos como un solo puño. Frente a su crisis y su represión: ¡Nuestra dignidad y resistencia!

Mayo 2020.